Menu

El cáncer de próstata

Cada año se detectan en España unos 18.000 nuevos casos de cáncer de próstata siendo el tumor más frecuente en hombres, no obstante, el 90% de los casos son potencialmente curables.

Casi siempre se diagnostican entre los 55 y los 70 años. Hoy por hoy no existe ningún programa de screening asociado a la edad, de tal forma que la enfermedad se diagnostica en hombres que previamente acuden al urólogo por otros problemas.

La detección del cáncer de próstata sólo se produce cuando los pacientes acuden con un problema distinto, a partir del cual se le realiza una exploración más exhausta que permite diagnosticarlo, o en personas que tienen antecedentes en su familia. A esto ha ayudado la pérdida progresiva del “miedo a acudir al urólogo”. La sociedad ha cambiado y cada vez son más los hombres que acuden a la consulta del urólogo.

Esto hace que el tumor se descubra en fases muy localizadas, lo que hace que el pronóstico sea mejor y la mayoría de los pacientes puedan curarse gracias a la cirugía y al uso de radioterapia, o a la combinación de ambos tratamientos.

En pacientes de mayor edad o en quienes el tumor está extendido el pronóstico varía y, con frecuencia, es necesario recurrir a terapias hormonales o a quimioterapia.

Cuando se manifiesta en pacientes mayores de 85 años a veces ni siquiera se trata, salvo que se encuentre muy avanzado o tenga un comportamiento agresivo, porque su evolución natural no va ni mermar su vida ni a condicionarla, el paciente fallecerá con su cáncer de próstata pero no por su cáncer de próstata.

Exactamente la mejora de la calidad de vida es uno de los primordiales objetivos que persiguen los afectados por estos tumores, que en muchos casos han de soportar síntomas asociados al tratamiento de la enfermedad.

Los dos síntomas más frecuentemente asociados con el tratamiento son la incontinencia urinaria y la impotencia, los cuales afectan mucho, sobre todo psicológicamente, a los pacientes sometidos a los diversos tratamientos existentes. En estos casos es fundamental dirigir una correcta información al paciente.

Hoy en día, gracias a las mejoras técnica, estos problemas se han reducido, y la incontinencia urinaria, por ejemplo, apenas afecta a un 2-3% de los pacientes después de haberse sometido a la cirugía. En el caso de la impotencia, el riesgo varía en función del tipo de cirugía utilizada. La potencia sexual se puede mantener en el 70 u 80% de los casos, aunque a veces es necesario ayudarse de medicación.  

Leer más ...

Cáncer de próstata: Factores de Riesgo

El cáncer de próstata, como la mayoría de los cánceres, no produce síntomas en sus fases iniciales. Por tanto el varón debe acudir al urólogo siempre que presente algún cambio o molestia en su micción y el especialista le indicará los estudios que han de realizarse y la posibilidad de hacer estudios de detección de cáncer de próstata. La detección precoz es clave para aumentar su probabilidad de curación. Cuanto más tarde se diagnostique el cáncer menos probable es su curación. Actualmente no se conocen completamente las causas del cáncer de próstata, si bien se considera que diversos factores pueden contribuir al riesgo global, incluyendo los antecedentes familiares, el origen étnico, la dieta y factores ambientales. Hay una serie de factores que se relacionan con una mayor incidencia de cáncer de próstata:

Edad

El cáncer de próstata es uno de los tumores más directamente relacionados con la edad. De forma excepcional aparecen antes de los cuarenta años. Algunos estudios han demostrado que la incidencia anual de nuevos casos oscila entre el 0,1% y el 1% en varones con edades comprendidas entre 60 y 80 años, siendo mayor el riesgo de padecer cáncer de próstata cuanto más avanzada es la edad.

Etnias

El cáncer de próstata es más frecuente en la raza negra que en la raza blanca, probablemente por razones genéticas y/o dietéticas

Factores genéticos

Aunque todavía no se han identificado todos los genes que se encuentran mutados en el cáncer de próstata, existe evidencia de una fuerte asociación entre este tipo de cáncer y componentes genéticos. Se ha observado que hasta un 42% del riesgo de cáncer de próstata está asociado a factores hereditarios, multiplicándose este riesgo por dos cuando existe un antecedente familiar de primer grado (padre, hermano). El diagnóstico a edad temprana en el familiar de primer grado también aumenta el riesgo de presentar este tipo de tumor. Un estudio ha demostrado que cuando un hermano gemelo tiene cáncer de próstata la posibilidad de que el otro gemelo lo padezca es mucho mayor.

Alimentación

 Algunos estudios han asociado una mayor incidencia de cáncer de próstata con la ingesta de determinados alimentos:

  • Dieta rica en grasas animales puede favorecer el desarrollo del cáncer de próstata, en especial la ingesta de grasas animales que contengan grandes cantidades de alfa-linolénico y pequeñas cantidades de ácido linoléico.
  • Una alimentación con una baja proporción de vegetales parece ser un factor de riesgo añadido para desarrollar cáncer de próstata. Por el contrario, se ha constatado que la ingesta de brócoli y coliflor se asocia con una disminución del riesgo de cáncer de próstata.
  • La ingesta de alimentos con elevadas cantidades de licopenos, como por ejemplo el tomate, también se asocia con una menor incidencia de cáncer de próstata, debido a que tiene componentes antioxidantes.
  • La ingesta de soja, debido a que contiene flavonas e isoflavonas, también tiene un efecto protector sobre este tipo de tumores, lo cual podría explicar la baja incidencia de cáncer de próstata en los varones asiáticos.
  • El consumo de café para asociarse con una disminución del riego de cáncer de próstata fatal o metastásico. Varios estudios han demostrado que la incidencia de este tumor es inversamente proporcional al consumo de café.
  • En cuanto a los suplementos vitamínicos, parece que existe una relación directa entre el consumo de polivitamínicos o de suplementos dietéticos de ácido fólico o zonc en el riesgo de padecer cáncer de próstata.
  • No existe una relación entre el consumo de menos de 50g/diarios de alcohol y el cáncer de próstata, pero sí cuando la ingesta se eleva por encima de 50 gramos. A partir de esa cantidad aumenta el riesgo de padecer esta enfermedad.

Niveles hormonales

Diversos estudios han señalado que los niveles de hormonas sexuales masculinas (testosterona o dihidrotestosterona) no se asocia con un incremento del riesgo de cáncer de próstata. 

Obesidad

No está clara la asociación entre obesidad y riesgo de cáncer de próstata. Tampoco se ha demostrado que la realización de actividad física de forma regular reduzca la incidencia de cáncer de próstata. Aunque no se ha demostrado influencia en el riesgo, si parece empeorar el pronóstico en la enfermedad localizada y localmente avanzada. &nbsp

Leer más ...

Tratamiento multidisciplinar del cáncer de próstata

El cáncer de próstata es el de mayor incidencia en el varón del mundo occidental y el tercero en causa de muerte por cáncer en hombres. Afecta a varones normalmente mayores de 65 años y suele tener una progresión lenta. En España, tiene una incidencia de 18.500 casos anuales. Al tener una prevalencia tan alta y una evolución habitualmente lenta, el número de consultas generadas por estos pacientes, así como los gastos en bajas laborales, desplazamientos, pruebas complementarias, etc., son considerables. Cuando el cáncer de próstata está localizado, realmente se controla bien. Sin embargo, cuando el tumor se convierte en metastásico se trasforma en una enfermedad de difícil control. Por eso, son necesarios los medicamentos cada vez más eficaces.

En este contexto, la investigación en cáncer de próstata ha avanzado mucho en un período muy corto de tiempo. Las numerosas novedades existentes han provocado un gran cambio en el manejo del paciente con este tipo de cáncer. Existen tres especialidades médicas implicadas en el manejo del cáncer de próstata: urología, radioterapia y oncología médica.

Existen distintas fases en la terapia del cáncer de próstata metastásico: hormonoterapia, tratamiento con quimioterapia, avances en la terapia postcitostática y nuevos agentes.

A partir de 2010 se han conocido los resultados de nuevos fármacos que han aumentado la supervivencia de los pacientes con cáncer de próstata avanzado, entre los que destaca abiraterona. Este fármaco consigue por primera vez aumentar la supervivencia, tiempo hasta la recaída, respuestas clínicas y mejorías en la calidad de vida de los enfermos que llegan a esta fase de la enfermedad. Además, actualmente se han presentado estudios que muestran beneficio si se administra en una fase más precoz, incluso antes de la quimioterapia. Esto nos permite ser optimistas de cara al futuro.

El abordaje del cáncer de próstata es multidisciplinar ya que, como hemos dicho, se encuentran implicadas varias especialidades médicas. El cáncer de próstata ha mejorado en su evolución gracias al trabajo conjunto y los esfuerzos de colaboración de las sociedades médicas implicadas en él. En este sentido, cabe destacar el gran esfuerzo que están realizando los urólogos en la detección del cáncer de próstata cada vez más temprana. Por ello, menos pacientes son detectados en la fase avanzada de la enfermedad y logramos un mayor control.  

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Login or Registro